Miguel Ángel Mesón

Blog sobre redes sociales, comunicación y periodismo

La comunicación móvil se conjuga en presente

La comunicación móvil se conjuga en presente

Uno de los objetivos de esta nueva etapa es contar con firmas invitadas que aporten un valor añadido y diferencial sobre un tema en el que son especialistas. Y tengo el placer de comenzar esta andadura con este post de mi gran amigo Carlos Molina Guerrero, a quien debo agradecer además sus consejos constantes y su disposición para ayudar en todo lo posible. En este artículo, plantea una situación que ya es una realidad, aunque muchos aún no se hayan dado cuenta: la importancia de la movilidad en la comunicación.

El último European Communication Monitor, estudio que representa uno de los más completos análisis del estado de los profesionales de la comunicación en el continente, ha puesto el acento en el ámbito móvil. Superada la etapa en la que dircoms y consultores consideraban como su mayor preocupación la integración de lo digital entre sus competencias, las prioridades han cambiado. A corto plazo, entienden que lo fundamental es el sentido estratégico de la comunicación, y que las oportunidades de futuro pasan por la adaptación de su trabajo al escenario de los dispositivos móviles.

Entre esas oportunidades que se perciben en la comunicación móvil, los encuestados para este informe -más de 2.700 personas de 42 países europeos- destacaron la capacidad para comunicar con los stakeholders en cualquier momento (59,9%), el contenido adaptado al usuario (53,7%) y la capacidad para llegar a los segmentos de público más joven (40,4%). Menos de una cuarta parte señaló las ventajas para la investigación de mercados o para la reutilización de los contenidos destinados a los medios sociales, algo que tampoco se termina de entender porque la idea de aprovechar contenido al que ya se accede desde el móvil no es algo sobre lo que ningún profesional pueda decidir. Lo que está online es móvil.

Lo anterior dibuja cómo se contempla la que se considera una de las patas del futuro de la comunicación. Pero hay un problema: el futuro que imaginan los profesionales se conjuga en tiempo presente.

Como muestra, no hay más que analizar el tráfico que recibimos en los sitios web de una marca o el tipo de accesos a perfiles sociales corporativos. Un altísimo porcentaje llega ya desde dispositivos móviles. Según datos del VI Estudio Anual Mobile Marketing de IAB y The Cocktail Analysis, no sólo el nivel de penetración de los teléfonos móviles es muy superior al de los ordenadores, sino que, además, los tiempos de conexión a internet desde aquellos indican que ocupan un lugar preferencial para buena parte de los usuarios. Nos conectamos una media de 2 horas y 32 minutos de media desde el móvil, el 88% lo hacemos para acceder a sitios sociales y el 15% para realizar consultas, mientras que el 83% consultamos el correo electrónico al menos una vez a la semana desde este dispositivo. ¿Todavía hay que hablar de “oportunidad de futuro”? El futuro le empieza a pasar por encima a más de uno.

El European Communication Monitor refleja que el interés hacia lo móvil se concentra en dos aspectos: la adaptación del contenido a las pantallas de smartphones y tablets, y el uso de aplicaciones. En ambos casos, el foco se pone en aspectos técnicos y diluye la importancia del contenido.

No es que lo técnico carezca de importancia. De hecho, el diseño responsive es un paso fundamental para acercar el contenido corporativo al usuario en movilidad, y es buena señal que la mayoría de las grandes empresas lo tengan ya en cuenta. Lo malo es que se sigue pensando en las apps como estrategias de comunicación en sí mismas, y lo que debería de preocuparnos es desarrollar una estrategia alrededor de lo móvil, y no herramientas a las que intentar convertir en estratégicas sólo porque tienen la posibilidad de acabar en el bolsillo de los públicos. Hace falta más pocket communication , sobre todo ahora que se empieza a hablar de que lo próximo en el diseño de aplicaciones no tiene que ver con su estructura, sino con cómo se comunican con el usuario a través de tarjetas (cards) que pronto sustituirán el menú de iconos de nuestros dispositivos.

[Tweet “Se sigue pensando en las apps como estrategias de comunicación, pero no en crear una estrategia alrededor de lo móvil”

No tenemos más que comparar qué se ve desde en nuestro muro de Facebook desde un ordenador y desde un móvil para entender que el contenido no se reutiliza: es otro contenido. Urge, por lo tanto, no pensar en el móvil como un terreno inexplorado lleno de riquezas y beneficios para los exploradores de la comunicación, sino como un campo de juego en el que las gradas están llenas y otros están saltando al terreno. Va siendo hora de vestirse de corto.

El que escribe, 

Carlos Molina es consultor de comunicación y Marketing & Projects Director en Best Relations

¿Te animas a compartirlo?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.