Miguel Ángel Mesón

Blog sobre redes sociales, comunicación y periodismo

Confundir información con publicidad, un gran mal de la comunicación actual

Confundir información con publicidad, un gran mal de la comunicación actual

De un tiempo a esta parte se viene observando una tendencia que, como periodista y profesional de la comunicación, me tiene preocupado: cada vez aparecen más publirreportajes en medios camuflados como información o como investigación, cuando es publicidad pura y dura. ¿A qué se debe este hecho? ¿Tiene algo que ver la crisis? ¿Por qué esta “relajación” en los medios?

Lo cierto es que hace unos años la línea que separaba información de publicidad estaba mucho más marcada. Ahora, prácticamente no existe. Y ello deja en muy mal lugar tanto a los periodistas, como al medio que lo publica, como a la agencia que trata de colocar ese material. Por lo tanto, cada palo que aguante su vela y asuma las consecuencias de sus actos, de forma que, entre todos, pongan remedio a esta situación.

No creo que sea necesario explicar qué es información y qué es publicidad, porque todo el mundo lo sabe y las diferencia. Me preocupa el porqué de esta “moda”, de su popularidad y su vigencia. Como agencia, la responsabilidad está en explicar claramente al cliente cómo se trabaja, qué se puede hacer y qué no para intentar dar respuesta a sus demandas. ¿Tengo algo realmente novedoso e interesante que comunicar? ¿Por qué el periodista que reciba la “noticia” la tendría que publicar? Son dos cuestiones básicas que con un poco de sentido común resuelven muchos problemas.

La comunicación se está viendo perjudicada por la tendencia de camuflar la publicidad como si fuera una noticia.

La comunicación se está viendo perjudicada por la tendencia de camuflar la publicidad como si fuera una noticia.

Como periodistas que reciben la nota (y en el supuesto de que la abren y la leen), su obligación es valorarla y remitirla al departamento de publicidad o marketing, que se encargará de gestionarla adecuadamente. Y como medio, nuestra credibilidad queda muy en entredicho cuando colocamos publicidad como si fueran reportajes o noticias.

Existe detrás una importante labor pedagógica de las agencias con sus clientes, porque te puedes encontrar las peticiones más extravagantes. De nuevo, un poco de lógica para resolver el problema. ¿Por qué quieres salir en un medio generalista si tu producto es muy específico para un público determinado? ¿Sólo porque tiene mucha audiencia? ¿Por qué hay que mover una nota al mes si no tienes nada que contar? ¿Por qué quieres organizar algo la víspera de un puente?

Por lo demás, considero mucho más rentable y profesional organizar, por ejemplo, una buena sala de prensa 2.0, con material adicional de calidad, donde el periodista pueda ir a buscar contenido relevante que convierta a tu empresa en una fuente de información, no en un candidato ideal a la papelera de spam. ¿No os parece?

El que escribe, 

¿Te animas a compartirlo?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.