Miguel Ángel Mesón

Blog sobre redes sociales, comunicación y periodismo

Los ciudadanos, actores del nuevo periodismo

El periodismo, la comunicación y las redes sociales forman un tridente que lleva tiempo buscando su acoplamiento hacia un correcto y provechoso funcionamiento. Por el momento no se ha encontrado la fórmula adecuada, aunque se han producido varios intentos que han funcionado más o menos bien. Lo que es una realidad ineludible es que, con las redes sociales, cada persona es un potencial comunicador, y eso conviene aprovecharlo.

¿Cómo? Pues para el periódico británico The Guardian, uno de los que más ha defendido el periodismo abierto en internet, la solución es el llamado Guardian Witness, una interesante iniciativa para interactuar con sus seguidores en la que cada semana propondrá varios temas para que los lectores envíen sus contenidos, desde los efectos de los recortes presupuestarios hasta la situación de los refugiados sirios, pasando por temas más triviales como enviar fotos de sus mascotas durmiendo.

Iniciativa de The Guardian para fomentar el periodismo ciudadano.

Iniciativa de The Guardian para fomentar el periodismo ciudadano.

Guardian Witness también ofrece a los lectores la posibilidad de proponer temas para que otros usuarios colaboren. En su defensa de esta iniciativa, el periódico ha señalado que “creemos que el periodismo se hace más fuerte cuando estos mundos, el de los periodistas y el de sus lectores, colaboran” y ha puesto como ejemplo lo sucedido en Londres en 2009, cuando un vídeo enviado por un lector permitió probar que el hombre fallecido durante las protestas contra el G-20 fue atacado por la espalda por unos policías antidisturbios.

Iniciativas de este tipo deben tener en cuenta un factor fundamental para tener éxito: el periodista debe comprobar la veracidad de la información recibida, uno de los principios básicos del periodismo. Por desgracia, no son pocos los ejemplos que se han producido en los que este factor no se ha tenido en cuenta, como lo sucedido con el diario El País y la foto falsa de Hugo Chávez.

Un ejemplo claro de los pros y contras que tienen las redes sociales a la hora de ayudar al periodista como fuente de información está en lo sucedido hace pocos días después de las explosiones ocurridas en el maratón de Boston. Igual que redes como Twitter y Facebook sirvieron para estar informados y para que los que vivieron en primera persona el drama informaran a sus seres queridos, también es cierto que se produjeron hechos muy cuestionables, como el bulo de que la Policía había barrido las señales móviles para evitar nuevas explosiones o la cuenta de Twitter que proponía donar 1 dólar a las víctimas por cada tweet suyo que fuera retuiteado.

Todo ello debe llevar a los medios de comunicación y a todos los que nos dedicamos a este mundo a una reflexión seria: es importante aprovechar las redes sociales para facilitar nuestro trabajo e interactuar con nuestro público, pero no se deben descuidar las normas básicas que siempre han guiado este trabajo. Es más, ahora con más motivo, debe redoblarse la vigilancia. ¿No os parece?

El que escribe, 

¿Te animas a compartirlo?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.